Rosquillas de mi abuela

Escrito por Marhya en Gastronomí­a, Postres, dulces y repostería el 3 diciembre, 2007 / 11 Comments

Esta receta de rosquillas de anís se la debo a mi abuela Carmen que por teléfono y con mucha paciencia me explicó cómo hacerla. Y a mi abuelo Boni, que gracias a que me hablan cada uno por un teléfono para que pueda estar con los dos a la vez, se acordó de un pequeño detalle imprescindible para hacerlas y hacerlas bien. Desde luego no me han quedado como las de mi abuela, pero estaban muy buenas, y eso que era la primera vez que las hacía.

Rosquillas de mi abuela

Ingredientes:

2 huevos

1 tacita (de las de café) de anís

1 tacita de aceite de oliva+el de freír

1 tacita de azúcar

1 sobre de levadura química

Harina la que admita la masa (aproximadamente necesité 700gm)

 

Preparación:

Mezclar la harina con la levadura y reservar.

Cascar los huevos en un bol y el azúcar sobre ellos. Batir con las varillas hasta obtener una crema blanquecina. Añadir el aceite, el anís y batir bien: ir añadiendo la harina mezclada con la levadura poco a poco y sin parar de trabajar, primero con las varillas y más tarde a mano.

Poner la masa sobre la mesa enharinada y trabajarla bien amasando con las manos como lo haríamos para amasar pan, sacando el aire con los nudillos (el puño cerrado) durante varios minutos. Poner la masa en una cazuela o bol bien protegida y cubierta por paños limpios de cocina y dejarlo reposar en un lugar cálido durante al menos 30 minutos para que la masa suba.

Pasado el tiempo de reposo poner al fuego una freidora con abundante aceite. Ir cogiendo porciones de masa y darles forma de rosquilla fina. Freír en el aceite bien caliente hasta que se doren y se hinchen. Sacar a una bandeja con papel absorbente de cocina (si se fríe bien no absorbe mucho aceite y no es necesario este paso). Dejar enfriar antes de consumir.

 

Mi consejo:

Guardados en una lata se conservan perfectamente durante más de un mes (no creo que duren tanto; están tan ricas que seguro que se comen muchísimo antes).

Etiquetas:

Divider

11 Responses to “Rosquillas de mi abuela”

  1. angelamh

    Mis felicidades para tus abuelos por haberte dado y explicado tan bien la receta por telefono, son geniales y los dos a la vez, que bien, disfruta de ellos a tope, y sobre las rosquillas mis felicitaciones te han salido geniales, ya me comeria yo ahora una para probarlas, jajajaj, un abrazo angelamh.

  2. Muchas gracias, angelamh, la verdad es que es una suerte tener abuelos. Y las receta de las rosquillas es muy rica, anímate a prepararlas un día, verás que está para chuparse los dedos.

  3. nesa

    DAMEEEEEEEEEEEEE, DAMEEEEEEEEEEEEEEE me encantan las rosquillas caseras y me encantan comermelas cuando queman..no hay nada mejorrrrrrr.

    Marhya Reply:

    ¿Cuándo queman? jajaja, Nesa, y para evitar la quemazón no las acompañarás de agua-rdiente, ¿no?
    ¡Besitos, guapa!!!

  4. Así las hacía mi tía Soco, qué ricas…

    Marhya Reply:

    Polita, son las típicas de antes, ¿verdad? Si que están buenas.
    Besos.

  5. Mari carmen

    Ayy!! Las rosquillas de la abuela, que recuerdos!! Creo que son las mejores que he probado, un dia de estos me tengo que animar aunque seguro que no me salen como a ella

    Marhya Reply:

    ¿A que si? Tú prueba, que si no te salen igual a la primera ya te saldrán a la tercera, es que ella tiene mucho callo ya, pero bueno, con el tiempo también lo tendremos nosotras. Seguro.
    ¡Un beso!