Piquillos rellenos de pollo y guarnición de patatas

Escrito por Marhya en cocina convencional, Gastronomí­a el 31 Marzo, 2008 / 0 Comments

Este es un plato de aprovechamiento, pero que con un poquito más de trabajo se ha convertido en un plato de fiesta. Me sobró una pechuga entera (las dos partes) de pollo asado y tras dudar si aprovecharla para hacer unos canelones o una ensalada de pasta, al final me decidí por preparar unos pimientos rellenos, que son muy sabrosos y no sé muy bien por qué siempre me parecen un plato de fiesta.

Como hemos sido muchos a comer, los he servido con unas patatas al horno, crujientes por fuera y tiernitas por dentro, que suelen tener mucho éxito en casa.

pimientos del piquillo rellenos de pollo y guarnición de patatas

Ingredientes:

2 pechugas de pollo asado con su salsa

300gm harina integral

200gm harina blanca

5 huevos duros

4 huevos grandes

1 y ½ litro de leche

aceite de oliva

80gm mantequilla

sal

nuez moscada

6 patatas grandes

3 latas pimientos del piquillo enteros

Preparación:

Cortar en daditos el pollo y los huevos duros y reservarlo en un bol.

En una cazuela amplia poner al fuego un chorretón de aceite y la mantequilla. Cuando se funda, añadir el pollo con su salsa y el huevo y rehogarlo unos instantes: añadir la harina integral y rehogar así mismo hasta que tome un poco de color pero sin que llegue a quemarse. Incorporar poco a poco la leche caliente sin dejar de remover. Sazonar y ponerle una pizca de nuez moscada rallada. Cocinar removiendo continuamente hasta que la bechamel espese y se separe fácilmente de las paredes de la cazuela (si no se cocina el tiempo suficiente, la bechamel sabría a harina cruda y estropearía el plato). Volcar sobre una fuente de servicio y dejar que enfríe por completo.

Rellenar con la farsa anterior los pimientos del piquillo. Puede hacerse con cucharilla o con manga pastelera.

Pelar las patatas, trocearlas y colocarlas en una fuente refractaria junto con un pellizco de sal y unos hilos de aceite de oliva e introducirlo en el horno precalentado a 225ºC durante aproximadamente 50 minutos, hasta que queden doradas y crujientes por fuera pero tiernas en el interior.

Batir 4 huevos. Poner al fuego una sartén con un buen chorretón de aceite de oliva. Rebozar cada pimiento con harina y huevo batido y freírlo en la sartén hasta que se dore por todos los lados. Sacar a una bandeja con papel absorbente de cocina para retirar el exceso de grasa.

Servir los pimientos acompañados con las patatas.

Mi consejo:

 

Cuanto más fría esté la bechamel, más fácil es rellenar los pimientos; puedes tenerla en la nevera de un día para otro o de la mañana hasta la tarde.

 

 

 

Etiquetas:

Divider
Comments are closed.