Comer bien en Palencia, de Eva Celada

Escrito por Marhya en Cultura, Gastronomí­a el 27 abril, 2010 / 12 Comments

Como os decía el otro día (aquí) con motivo de El día del Libro, de vez en cuando voy a dedicar una entrada a comentar algunos libros de no ficción, aunque me seguiré centrando sobre todo en las novelas. Para empezar, voy a hablaros de este libro que tomé prestado en la biblioteca: “Comer bien en Palencia”, de la reputada gastrónoma Eva Celada (autora de algunos libros muy conocidos como es el caso, por ejemplo, de “La cocina de la Casa Real Española”, “La cocina de la Casa de Alba” o “No haga zapping, haga la cena”, entre otros), publicado por la editorial Cálamo (su precio es de 20 euros).

El libro trata sobre la gastronomía palentina hoy en día, y está dividido en tres parte. La primera parte, dedica unas pocas hojas a algunos alimentos propios de la tierra, de gran calidad y reconocimiento (el foie de Villamartín que se exporta a Francia, los ya famosísimos capones de Cascajares, los palominos de zurita, las morcillas de la provincia, la cecina de equino, o los almendrados de Villasirga, bueno, de Villalcazar de Sirga, el nombre real del pueblo aunque se conozca más por el primer nombre, son sólo algunos de ellos) y una decena de preparaciones tradicionales de la cocina palentina. La última parte, traza unas rutas para visitar la provincia señalando las paradas más interesantes desde el punto de vista de la gastronomía, ya sean restaurantes o lugares donde adquirir productos de calidad.

La segunda parte (la más importante del libro y la más extensa), nombra algunos lugares interesantes para ir de tapeo con las especialidades de cada establecimiento pero principalmente  está dedicada a los restaurantes de la zona. Evidentemente no están presentes todos los que hay pero si son dignos de mención todos los que están, 53 establecimientos que la autora considera dignos de destacar. De cada restaurante da unos datos básicos: nombre del propietario y del cocinero (y del sumiller si dispone de él), precio medio, servicio, tipo de decoración y de cocina que realiza, las jornadas gastronómicas y eventos en los que normalmente participa, las especialidades de la casa, el precio medio y su bodega), escribe una breve crítica del mismo en unas pocas líneas y lo acompaña con una receta de cocina de algunos de los platos que se ofrecen en dicho establecimiento. El espacio dedicado a cada restaurante está ilustrado con una fotografía del comedor del mismo y con una fotografía del plato escogido para representarlo.

El libro está publicado en Noviembre de 2008, y aunque es más o menos reciente, cierto es que en algunas cuestiones se ha desfasado (de hecho creo que ya lo estaba en el momento de la publicación) como el hecho de que ya no exista la pastelería de Osorno y su brazo de San Lorenzo, pero son cuestiones menores.

Una de las cosas que menos me ha gustado es que las recetas están tratadas muy por encima, ya que en la mayoría de ellas (con alguna excepción) no se especifican cantidades ni tiempos.  Sabido es que los cocineros profesionales en su mayoría no quieren transmitir sus recetas, darlas a conocer de manera exacta, pero o es o no es, o la das o no, o eres generoso o niégate en redondo; lo otro me parece un “si pero no”, un “quiero pero no quiero“, un paripé de cara a la galería.

En conjunto el libro está muy bien sobre todo para quien viva o guste de visitar la provincia, es una buena forma de acercarse a algunos restaurantes de interés, cada uno en su estilo. Entre los que se nombran, están Casa Lucio o La traserilla (en Palencia capital), Las Vigas (perteneciente al Parador Nacional ubicado en el Monasterio de San Zoilo de Carrión de los Condes), Armonía (en Tariego de Cerrato), o el que la autora considera uno de los mejores de la provincia y que merece muy buenas palabras, Estrella del Bajo Carrión (en Villoldo).

Si os dejáis guiar por el libro y os acercáis a la provincia, como imagino que querréis un aliciente extra demás del buen yantar y la compra de productos gastronómicos para llevarse a casa, y dado que lo más conocido fuera de aquí es el románico palentino (como decía una campaña institucional de turismo, la provincia de Palencia alberga la mayor concentración de arquitectura románica de Europa, cuyo máximo esponente seguramente sea la iglesia de San Martín de Frómista) os dejo algunas ideas de lugares que podéis visitar (sólo media docena de ideas para no agobiar).

* Conocer las Villas romanas de La Olmeda y de Calzadilla de la Cueza y sus maravillosos mosaicos
* Bajar en piragua por el Canal de Castilla
* Visitar la Cueva de los Franceses en Pomar de Valdivia
* Conocer la montaña palentina (ojito con algunas montañas que son para escaladores expertos y no para sencillos paseos y excursiones, como el Curavacas y el Espigüete que cada año se cobran la vida de varios montañeros)
* Acudir a la Fiesta de Exaltación del Cangrejo de Río en Herrera de Pisuerga (el primer domingo del mes de Agosto)
* Caminar por el Camino de Santiago a su paso por la provincia (y que pasa por pueblos como Carrión de los Condes, Villalcazar de Sirga, Villarmenteros o Frómista, entre otros).

Etiquetas:

Divider

12 Responses to “Comer bien en Palencia, de Eva Celada”

  1. Tomo nota!!! Del libro y de las excursiones, veo que Palencia no tiene fin.

    Besotes!!!

    Marhya Reply:

    Polita, nombra también algunos restaurantes que he visto en tu blog como La Campana de Osorno que comentaste hace poco. Leyéndolo me he qcordado mucho de ti, a ver si un días te vemos con un libro publicado tipo “mis lugares feavoritos” o algo así.

    Besos.

    Marhya Reply:

    Por cierto, no sé si sabes que una de las cocineras de “La traserilla” es la cocinera de “Sal y pimeinta”, que dan en CYL/ al mediodía.

    polita Reply:

    No lo sabía, veo poco la tele, pero sí la he visto algún día…

    Nunca he comido allí, me lo apunto.

    Con respecto al libro… Soy muy inconstante, ningún editor querría trabajar conmigo.

    Besotes!!!

    Marhya Reply:

    Yo tampoco he comido allí, el programa lo veo algunas veces que estoy sola al mediodía, si veo que hacen algo diferente.
    besos.

  2. Azabe

    Pues yo de Palencia no conozco nada, ni comida ni sitios para ver, me ha encantado lo que comentas de ella.
    El libro no hagas zaping lo tengo en casa y es uno de mis favoritos cuando no hay tiempo para cocinar.
    Besazo enorme

    Marhya Reply:

    Azabe, a Palencia capital la llaman “la bella desconocida”, la verdad es que es de esos lugares que raramente sale su nombre (con lo que tiene de bueno o de malo, y la provincia es tan larga que desde la montaña a la meseta más llana son muy diferentes entre si de paisaje, forma de vida… si pinchs en las palabras en granate vas a muchas páginas con un montón de fotos e información.
    Besos.

    Azabe Reply:

    No si ya he pasado menuda currada te has dado, por eso digo que invitas a pasarse por allí.
    Gracias guapisima

  3. ana

    tendré en cuenta tus recomendaciones.
    estupendas recetas, a ver si me pongo al día que voy con retraso.
    un beso enorrrrrme

    Marhya Reply:

    Ana, qué gusto verte por aquí nuevamente. Ya sabes, si un día te animas a organizar un fin de semana, no está lejos y hay mucho de qué disfrutar.
    Besos.