Grisines de semillas

Escrito por Marhya en Gastronomí­a, Postres, dulces y repostería, Tapas, pinchos y entremeses el 28 Marzo, 2011 / 26 Comments

En el libro “cocina para fiestas” encontré una receta de grisines de hierbas. Estaban elaborados con cayena muy picadita y hierbas de Provenza, y aunque otro día los probaré así lo que he hecho es servirme de su base (cantidades de agua, harina, levadura…) para preparar unos grisines de semillas. Integré las semillas en la masa, y seguramente quedarían más bonitos “rebozados” con ellas para que luzcan más, pero tenía miedo que las de lino que son tan pequeñitas, se me quemasen, así que no me atreví. Quedan muy ricos, y aunque cada uno me salió de un tamaño y de forma irregular, estoy muy contenta con el resultado.

 

Ingredientes:

150ml harina
80ml agua templada
¼ ct sal
1ct levadura seca de panadería
1ct semillas de lino
1Cd semillas de sésamo blanco
1Cd aceite de oliva virgen extra

Preparación:

Poner en un cuenco la harina, la sal, el agua, el aceite de oliva virgen extra  y la levadura y mezclar bien con una mano. Amasar añadiendo las semillas hasta que la masa no se pegue a las manos.

Dejar reposar tapado con unos paños de cocina al abrigo durante unos 50 minutos.

Tomar porciones pequeñas de masa y formar los grisines (crecen algo después). Disponerlos sobre una placa de horno, mejor forrada con papel parafinado, y dejarlos reposar 10 minutos más al abrigo.

Introducir en el horno ya caliente a 200ºC y cocinar por 15 minutos.

Dejar enfriar bien antes de servir.

Etiquetas:

Divider

26 Responses to “Grisines de semillas”

  1. Qué ricos estos grisines. Son de los que empiezas y no paras.
    Un besote

    Marhya Reply:

    Eso es verdad, Curra, tienen ese peligro. Menos mal que no son un despliegue de grasas.
    Un besito.

  2. Umhhh, con sésamo, que es tan aromático. Yo hoy también le puse una cucharada a mi pan de tomate y orégano, por cambiar un poco.

    Seguro que no duraron na’ de na’…

    Me llevo una aceituna.

    Besotes!!!

    Marhya Reply:

    Nada de nada, Polita, el próximo día doblaré las cantidades porque desaparece antes de darte cuenta.
    Un beso, guapa.

  3. ¿A quien no le gustan unos grisines ?……Un aperitivo delicioso para comer en cualquier momento y su forma irregular aún les aportan mayor encanto.

    Besinos, buen dia.

    Marhya Reply:

    Gracias, Bego, guapetona.
    Un beso grande.

  4. Este tipo de picoteo me encanta, y el que sean irregulares de tamaño tiene su gracia, para que se vea que son caseros, caseros, caseros.

    Marhya Reply:

    Eso si, Elena, jeje.
    Un beso!

  5. ¿No te recuerdan los grisines a la infancia? Ahora no es fácil conseguir los artesanos, a no ser que sea un obrador. Y como hay que renovarse, antes de morir, adornarlos con unas semillas quedan muy bien, y le da un toque crujiente.

    Besos.

    Marhya Reply:

    Si, me acuerdo que mi madre los compraba a granel, así y en forma de rosquillitas. Me encantaban.
    Besos.

  6. a mí em gustan mucho así de irregulares, quedan mucho mejor que todos igualitos, sino parecerían grisines industriales…

    Marhya Reply:

    Eso es verdad, Sole, así no hay dudas.
    ¡Besos!

  7. Te han salido de lujo y muy apetitosos. tengo un sobre de levadura seca del año 1998 creo yo… gracias por esta idea para ir vaciando la despensa jejeje.
    Para las semillas de lino, tranquila que no se queman… le echo a menudo encima de mis panes algo rústicos y nunca se me han quemado.
    Un beso,
    Palmira

    Marhya Reply:

    Palmira, jajaja, ¿estás coleccionando antigüedades? Supongo que será broma, no sé yo si aguanta tanto la levadura seca.
    Me apunto que no se queman las semillas, muchas gracias, me viene muy bien saberlo porque realmente las veo tan pequeñas que tenía miedo de que se me churruscasen.
    Besos.

  8. En casa nos encantan los colines, pìquitos y demás aperitivos de pan así que estos me los anoto que seguro que triunfan. por cierto, su forma irregular hace que parezacn más sabrosos, más caseros….

    Marhya Reply:

    Lola, se hacen muy fácil. Casi te diría que hagas el doble de cantidad porque desaparecen bien rápido y seguro que a los niños les encantan.
    Un besito, guapa.

  9. Je, je. La risa es porque cuando los he hecho alguna vez me han quedado exactamente igual. Entonces es cuando me planteo que en unos años, que la niña sea un poco mayor, me voy a apuntar a un curso de esos de manejo de masas.

    De todas formas, no soy tan pija con el aspecto. Lo que importa es el sabor y que más o menos parezcan grisines, y como dicen por ahí, les da un aspecto casero, que es de agradecer al comerlo. Yo creo que incluso por eso están más ricos.

    1beso.

    Marhya Reply:

    María, pues tiene que ser superinteresante y divertido un curso así, si tienes la oportunidad tiene que estar muy bien. Y en Madrid que tiene que haber cursos de cocina de todo tipo seguro que hasta para hacerlo con los peques.
    Un beso, guapa.

  10. Marta

    Querida Marhya! he visto los grissines ahí metiditos en el vaso y me han parecido una monada …¡como centro de mesa!..¿no quedarían preciosos?
    decías que te han quedado irregulares… yo así les encuentro un punto artesano de lo más irresistible… El sabor me imagino que delicioso …¿Quién dijo que la perfección es divertida? 😉

    Marhya Reply:

    Es verdad que a veces algunas preparaciones quedan tan bien que hasta no parecen caseros, de estos no hay duda, jeje.
    Un beso.

  11. Eva

    Pero Marhya ¿como puedes decir que te han quedado irregulares? están perfectos, eres una artista.
    Besitos

    Marhya Reply:

    jajaja, eso es que los miráis con buenos ojos. Cada uno de un tamaño, pero eso si quedaron muy ricos. ¡Los tuyos de sésamo estaban preciosos, Eva!
    Un beso.