Montaditos de morcilla de Burgos y piquillos

Escrito por Marhya en cocina convencional, Gastronomí­a, Tapas, pinchos y entremeses el 17 junio, 2013 / 10 Comments

Los montaditos que traigo hoy son de lo más clásicos, pero no por ello son menos ricos. De hecho son de los que más éxito tienen cuando los preparo; suelen desaparecer rápidamente. Calientes están riquísimos, pero templados también se comen bien. Además un golpe de horno los deja perfectos, así que siempre pueden hacerse con antelación y a la hora de montar el plato, meter un minuto o dos al horno caliente para que coja temperatura. O bien dar un toque de microondas al revuelto de morcilla y pimientos del piquillo para rápidamente servirlo sobre el pan. Con un tinto apropiado o una cerveza bien fría, ¡a ver quién se resiste!

Montadito de morcilla de Burgos y piquillos

La mayor parte de los platos que preparo con morcilla lo hago usando la de la zona pero para estos montaditos prefiero la de Burgos, que al tener más porcentaje de arroz hace que se mantenga bien la forma al mezclarse con los pimientos, sin necesidad de cuajarlo con huevos. Eso me permite usar huevos en alguna otra preparación del menú sin repetirme.

Montaditos de morcilla de Burgos y piquillos

Ingredientes:

una barra de pan del día anterior
un bote de pimientos del piquillo en tiras, asados en horno de leña
2 morcillas de Burgos
aceite de oliva virgen extra
2Cd azúcar
80ml de agua del tiempo
sal

Preparación:

Cortar el pan en rebanadas no muy gruesas, pincelarlas con aceite de oliva virgen extra y tostarlas sobre una plancha de cocina bien caliente o bajo el grill del horno.

Mientras, abrir las morcillas con un cuchillo, retirar la tripa y reservar todo el interior.

Poner al fuego una sartén antiadherente mediana con un chorretón de aceite de oliva virgen extra, los pimientos y  una pizca de sal. Cocinar a fuego suave unos 5-6 minutos. Añadir entonces el azúcar y el agua y dejar cocinar hasta que ésta se consuma.

Incorporar entonces la morcilla mezclando muy bien. Cocinar sin dejar de mezclar, unos 5-7 minutos.

Repartir esta farsa sobre las tostadas de pan y servir.

Montaditos de morcilla de Burgos y piquillos

Etiquetas:

Divider

10 Responses to “Montaditos de morcilla de Burgos y piquillos”

  1. Estoy contando los días para irme de vacaciones a España y así poder, entre otras cosas, comer de todo lo que aquí no tengo… Aquí incluyo la morcilla; aunque la que se come por Murcia es de cebolla (y no de arroz) seguro que queda igual de rica en este montadito.
    Besos, guapa!

    Marhya Reply:

    La de Palencia también es de cebolla, es la que más uso, en este caso le puse de arroz para aguantar bien la forma sin tener que añadirle huevos.
    Un beso, guapa.

  2. Pues a ver quién se resiste, Marhya. Tú misma lo has dicho. Con temperaturas calurosas, ganas de calmara la sed con una cervecita, un vinito o un refresco y algo de masticar. ¡A ver quién se resiste! Y más contando con ingredientes como la morcilla y los pimientos del piquillo que tan bien casan.

    Feliz semana.

    Marhya Reply:

    Gracias, guapa, me alegro mucho de que te gusten.
    Un besote.

  3. Que cosa mas rica!!esto lo tengo yo que probar!!besos
    dezazu.blogspot.com.es

    Marhya Reply:

    Me alegro de que te gusten, bonita.
    Un beso.

  4. Que tendrá la morcilla que tanto gusta?? si es que sola está buena y acompañada ya no digamos. Unas tostas estupendas.
    Besines

    Marhya Reply:

    Gracias, guapa, me alegro mucho de que te gusten.
    Besos.

  5. Con estos calores sofocantes y cajas y los de la mudanza que pasarán tres días para desmontarlo todo (ya sabes armarios cosas y cocina…), ahora mismo tuviera yo un bar para tomarme un montadito así con una clara…
    Ainsss que ganas jejeje
    Besos,
    palmira

    Marhya Reply:

    ¡Ay, Palmira, si estuvieras más cerca te invitaba a cenar! Espero que te hayas armado de paciencia y energía, yo he hecho muchas mudanzas pero internacionales, ninguna y sólo de pensarlo y con la peque, tiene que ser un trabajazo y un estrés terrible.
    ¡Mucha fuerza, amiga!