La Vuelta al Mundo, etapa 3ª: Desde Chile hasta Colombia

Escrito por Marhya en Cultura, Literatura el 5 noviembre, 2013 / 6 Comments

La Vuelta al Mundo Literaria

¡Bienvenidos a la tercera etapa de nuestra vuelta al mundo literaria! Si en la anterior etapa nos despedimos en Argentina, hoy pasamos el Cabo de Hornos (y nos llevamos un aro en la oreja por la hazaña conseguida, de paso  ) para llegar hasta Chile. Este complicado viaje lo hacemos de la mano de una novela que tengo pendiente de leer y me encantaría hacerlo (contadme si ya la habéis leído si os gustó) y es “El faro del fin del mundo”, de Julio Verne.

Ya en tierra firme, descubrimos el Chile según la mirada de “Papelucho”, de Marcela Paz. Cuando era pequeña mi tía me regaló este libro, que me encantaba. Es el diario de un niño, Papelucho, que tiene una manera muy particular de ver la vida. Mientras fui niña creí que el libro, como se cuenta en la narración, era el diario real de un niño que alguien encontró en la basura y se decidió a publicar. ¡Qué ingenuidad!, ¿verdad? La realidad es que Marcela Paz lo escribió en la década de los ´40 y aunque en España no es muy conocido (creo que este primer libro de una serie a la postre bastante larga no ha llegado a editarse aquí) en Chile es un clásico que se sigue leyendo en los colegios hoy en día.

Otro Chile muy diferente es el que nos encontramos en “La casa de los espíritus”, de Isabel Allende, un libro que me encanta, durante muchos años estuvo entre mis favoritos, y aunque posteriormente otros le han ido adelantando en el ranking, desde luego que es una novela preciosa que merece la pena leer (la versión cinematográfica no me gusta tanto, demasiado diferente, muchos cortes y una generación perdida no se sabe dónde ni por qué). A través de las vidas de los miembros de una misma familia, asistimos a buena parte de la historia del Chile del S. XX, en el campo y en la ciudad. Imprescindible si aún no lo has leído.

Creo que uno no puede viajar literariamente a través de Chile y olvidarse de Pablo Neruda. Su clásico dentro de los clásicos, “Veinte poemas de amor y una canción desesperada”, es perfecto para quienes aman la poesía pero también para quienes no estén muy familiarizados con ese tipo de lectura y quieran adentrarse en ese mundo y disfrutarlo.

De Chile continuamos viaje continente arriba hacia Perú, donde nos detenemos para disfrutar de “El girasol”, de Richard Paul Evans. Esta hermosa novela fue una de las primeras que comenté (muy brevemente) en el blog  allá por la primavera de 2007. Desde sus páginas (y aunque los protagonistas son estadounidenses) descubrimos el país, desde la selva amazónica a la ciudad de Cuzco, sin olvidarnos del mítico Machu Pichu. Una novela sensible (no sensiblera) que seguramente leeréis del tirón si se os pone a mano. Un viaje rápido pero extenso por un país que tiene mucho que ofrecer al viajero, incluso al viajero literario.

Seguimos viaje hasta Colombia de mano de otra dura novela de Alberto Vázquez Figueroa, “Sicario”. Hay que tener estómago y ganas para leerlo, yo lo hice muy jovencita y es un muy buen libro, basado en hechos reales, y quizá por ello más crudo y cruel que si fuera fruto de una poderosa imaginación. Pero Colombia fue así (¿fue es la palabra adecuada?) en un tiempo y el viaje nos lleva a una difícil realidad.

Terminamos la etapa sin salir de Colombia, con un libro que tengo pendiente de leer “Leopardo al sol”, de Laura Restrepo. Aunque la novela lleva unos 20 años publicada, es ahora en poco tiempo que he oído hablar de ella a varias personas y me he quedado intrigada. Habrá que irle poniendo remedio.

¿Qué os parece esta etapa? ¿Alguna lectura más para profundizar en nuestro viaje por estos países?

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Divider

6 Responses to “La Vuelta al Mundo, etapa 3ª: Desde Chile hasta Colombia”

  1. Otra etapa de esta apasionante vuelta al mundo literaria… Cada vez me doy cuenta que nunca conseguiré leer todo lo que me apetece como no tenga que quedarme meses tumbada sin internet (o sea algo que NO quiero que me pase jejeje).
    Pero me quedo contenta porqué hoy ya sé porqué los piratas llevaban pendiente y que no soy la única que se creía todo lo que ponía en los libros para niños :o)
    Besos,
    Palmira

    Marhya Reply:

    Jajaja, convéncete, yo ya lo tengo asumido, es materialmente imposible.
    Lo de los piratas, me acuerdo de cría cuando empezaban a ponerse de moda los aros, el hijo de unos amigos de mis padres llevaba y mi padre siempre le decía, “¿así que ya pasaste el Cabo de Hornos?”, jajaja.
    Besos, guapa.

    polita Reply:

    Chicas, pirata y no piratas!!! En casa hay un retrato de un tatarabuelo (o más) que era almirante de la Armada Española y lleva su pendiendito bien visible.

    ¡¡¡Qué bonita serie!!!

    Besotes.

    Marhya Reply:

    Claro, todos los marinos. ¡Hasta Corto Maltés, que es mi marino preferido1 😉
    Besos.

  2. Lucero

    Interesante esta nueva etapa literaria. Yo tengo ya asumido que efectivamente no voy a poder leer todo lo que quisiera ni aunque viviera otros tantos años, sin más que hacer que eso, así que cada vez más selecciono qué leer. De los que nombras he leído algo de Neruda y “El girasol”, ya hace tiempo y me gustó mucho, además se lee con facilidad. Besos.

    Marhya Reply:

    Estamos todas igual, yo creo que es normal, somos ávidas lectoras.
    Si que es un libro bonito, y muy emotivo.
    Besos.