Caballas con cítricos

Escrito por Marhya en cocina convencional, Gastronomí­a el 29 abril, 2015 / 6 Comments

Hoy vengo con una receta de caballas con cítricos riquísima, saludable, muy de temporada y muy económica. La caballa o verdel es un pescado que durante la primavera podemos encontrar fácilmente en la pescadería y a precios de lo más interesantes, así que es momento de aprovechar y comprar, porque además de sabroso es un pescado azul muy rico en ácidos grasos omega-3 y omega-6, que ya sabéis que son imprescindibles para el organismo.

Caballas con cítricos

Normalmente en la misma pescadería te la limpian, así que prepararlo así es cosa de unos minutos y ¡al horno! Trabajo mínimo, sabor máximo. Lo más importante es que la caballa quede en su punto, y eso quiere decir que más vale estar encima y mirar 4 veces que pasar y que se quede seca como el esparto. Normalmente se hace enseguida pero cada horno en un mundo, así que los tiempos son aproximados.

No he puesto fotografías del pescado al salir del horno, porque ya sabéis que en casa cocino para comer y no para la posteridad y el pescado, sobre todo éste, es de esas cosas que hay que sacar del horno, servir y comer seguido, sin enrollarse a sacar fotos ni tonterías. Pero creo que ya os podéis hacer a la idea viéndolo tal y como entró en el horno.

Caballas con cítricos

Caballas con cítricos

Ingredientes:

2 caballas de ración
1/4 limón
1/2 naranja sanguina
1 ajo grande
1 guindilla de cayena
1ct aceite de oliva virgen extra
un pellizco de sal

Preparación:

Disponer las caballas abiertas en una fuente de horno. 

Cortar en ruedas el limón y en trozos la naranja sanguina y disponerlos alrededor del pescado. 

Pelar el ajo, laminarlo y repartirlo sobre las caballas al igual que la guindilla muy picadita, la sal y el el aceite de oliva en hilos.

Introducir en el horno ya caliente a 175ºC y cocinar unos 12-15 minutos.

Etiquetas: , ,

Divider

6 Responses to “Caballas con cítricos”

  1. Nunca pienso en preparar caballas, más que nada por falta de costumbre. Pero con este toque cítrico y tan pocas complicaciones sólo me puede gustar!
    Besos,
    Palmira