Rosado de verano

Escrito por Marhya en En cinco minutos, Gastronomí­a el 2 septiembre, 2016 / 0 Comments

Un viernes de verano más vengo con una bebida refrescante y sabrosa para disfrutar en estos días calurosos. En esta ocasión, un sencillo y clásico rosado de verano que no tiene misterio alguno, pero entra solo y está estupendo tanto para tomar entre horas como con la comida.

rosado de verano

Personalmente, prefiero beber el vino sin más añadidos, pero no como bebida refrescante; en ese caso si que prefiero que sea sólo una parte del todo. Claro, no puede hacer ni con un vino super bueno que sería un sacrilegio, ni con un vinorro malo que no haya quien se lo beba. Equilibro, es la clave.

Sin más secretos ni misterios, y aquí si que no doy ni cantidades porque siempre hay a quien le gusta con más vino y a quien lo que le gusta es que vaya largo de gaseosa. Simplemente hay que poner cubitos de hielo en los vasos y mezclar vino rosado con gaseosa, ambos fríos de la nevera y con las cantidades al gusto. Así de sencillo.

rosado de verano

El clásico de verano es el tinto, ¿misterios? Pues ninguno, que en lugar de con vino rosado, se prepara con vino tinto. Y luego tenemos otro clásico estival; la clara de verano, que en lugar de vino se prepara con cerveza. Son de las bebidas más socorridas y tradicionales de los chiringuitos playeros y no playeros “de toda la vida”, que se suele decir.

Seguro que tienes más de un recuerdo asociado a estos sabores. ¿Quieres compartirlo?

Etiquetas:

Divider
Comments are closed.