El brillo de la estrella del sur, de Elizabeth Haran

Escrito por Marhya en Cultura, Literatura el 9 febrero, 2017 / 0 Comments


El brillo de la estrella del sur, de Elizabeth Haran, es una sencilla novela del género landscape que transcurre entre Gran Bretaña y Australia. Es la última novela que he leído estos días atrás y de la que quiero hablar hoy.

Inglaterra, 1918. Elena Fabrizia es una joven enfermera de familia italiana y católica, arraigados en las tradiciones de su tierra. Trabajando en un hospital con heridos de guerra conoce al joven y atractivo doctor Lyle MacAllister, de quien se enamora. En un momento en que la muerte está tan presente, entre ambos surge un amor que Elena espera sea capaz de desafiar las costumbres e imposiciones de su familia, que espera de ella que se case con un italiano elegido por sus padres.

Lyle, escocés de Dumfries, lleva años saliendo con Millie, una chica de su ciudad. Nunca ha hablado de matrimonio con ella, pero sabe que se espera de él que acaben casándose. Pero cuando conoce a Elena, decide romper con Millie. Sin embargo, las circunstancias hacen que no pueda decírselo a ella tan pronto como quería y cuando va a hacerlo, descubre que Millie está embarazada. Su mundo se rompe, pero está convencido de que su obligación es casarse con ella.

Semanas después, Elena descubre que está embarazada. Siguiendo los consejos de su madre y asustada por la forma de ser de su padre y de la sociedad imperante, accede a casarse con Aldo, el italiano que su padre quiere para ella como esposo. Solo Elena y su madre saben que ella ya está embarazada, pero ambas esperan que Aldo no descubra nunca la verdad y críe al hijo como suyo. Al fin y al cabo, muchos niños nacen antes de tiempo.

La novela podía haberme gustado más, y por varios motivos que voy a explicar a continuación, aunque tampoco considero que su lectura haya sido una pérdida de tiempo.

Para empezar, la narración me ha parecido muy simple. No sencilla, no, simple, que no es lo mismo. Y claro, es una pena que una novela de este tipo flojee por ese lado. No es que espere florituras innecesarias, pero sí que esperaba una mayor calidad. Y ahí me ha fallado.

Otra cuestión es que no innova, resulta muy previsible, una tiene la sensación de haber leído ya cosas semejantes bastante mejor escritas. No es por la ambientación, es por la forma en que se cuentan los hechos.

Y tercer punto en contra: la autora puede pintar a los personajes como le de la gana, que para eso los ha creado ella, pero que los trate de justificar, ya es otro tema. Puedo entender el engaño de Elena porque la sociedad entera abocaba a la calle, la marginación y la miseria a las madres solteras. Pero no a Lyle, que se nos pinta como todo un caballero, honrado, leal, etc… Y en casi todo lo es, pero no en lo esencial que es el punto de origen de casi toda la trama de la novela, y es que mantiene a la vez relaciones con Elena y con Millie. No me importa que el personaje obre así, sin ello la novela no tendría sentido, y no pretendo que se juzgue su forma de actuar, lo que me molesta es que se le pinte de príncipe azul poco menos, de hombre extremadamente honrado y leal. Pues oye, no, ahí no lo ha sido. Sobra justificarle y hace que la novela pierda credibilidad, porque trata de imbuir al personaje de una blancura de la que carece, le hace parecer menos humano y más irreal, un personaje de mentira.

Dicho todo esto, la novela tiene otras muchas cosas que si que me han gustado. No voy a entrar en detalles, porque estropearía la lectura a quien se anime con ella, pero cosas buenas las tiene.

De todos modos, no quedo muy entusiasmada con la autora y, en principio, no creo que me de por leer otras novelas suyas, salvo si vienen bien recomendadas de alguien con quien acostumbre a compartir gustos literarios.

Etiquetas:

Divider
Comments are closed.