Lectura obligada

Escrito por Marhya en Literatura el 24 mayo, 2007 / 0 Comments

Ordenando viejas cajas de libros me he encontrado con un ejemplar de “el señor de las moscas”, una novela del premio novel William Golding que me obligaron a leer con 14 años en el instituto. La verdad es que entonces me pareció aburrido, horrible y pesadísimo, quizá por mi edad. Es posible que si lo leyese hoy me gustase, pero tengo tan mal recuerdo que no me animo a hacerlo. Eso me hace preguntarme si es mejor enseñar a los niños a amar la lectura con la esperanza de que, tal vez, el día de mañana se interesen por los grandes clásicos u obligarles a leerlos ahora pues raramente lo harán el día de mañana.

 

A mi me inculcaron mis padres el amor por la lectura desde muy temprana edad. Sin embargo, si no hubiese sido por ellos, dudo que en el colegio lo hubiesen logrado. Con catorce años me hicieron leer “el señor de las moscas” y “la familia de Pascual Duarte”, de los que no niego su calidad literaria, pero que cualquiera podrá comprender que son aburridos, pesados y algunas veces hasta difíciles de comprender para una persona de esa edad. Con trece (en 8º) “el sí de las niñas” y “el licenciado vidrieras”. Si a mi, que me gustaba leer, me aburrieron, podéis imaginaros qué pasó con aquellos compañeros míos a los que la lectura no les llamaba: algunos ni lograron leerlos y la mayoría se quedó con la idea de que la lectura era una actividad tediosa, un suplicio.

 

Sin embargo, sé de colegios o institutos donde los profesores priman que los alumnos descubran el la lectura para que la vean como un placer, una afición y no como una obligación. Temáticas y novelas más adecuadas a la edad del lector para lograrlo. Obras de autores como Jordi Serra i Fabra, María Gripe, Christine Nöstlinger o las novelas de misterio para adolescentes de Andreu Martin y Jaume Ribera.

 

Es posible que con el tiempo, esas personas en las que se despertó ese amor por la lectura, acudan a los grandes clásicos. Pero la inmensa mayoría de quienes los leímos obligados y en aquel momento no logramos sentirnos enganchados por ellos, difícilmente acudiremos a ellos como material voluntario de lectura.

 

¿Qué opináis vosotros que es más adecuado como lecturas obligatorias en los colegios, los clásicos de la literatura universal o novelas infantiles y juveniles que potencien su gusto por la lectura? ¿Qué libros os obligaron a leer en vuestra época escolar? ¿Qué libros recomendarías y para qué edades?

Etiquetas:

Divider
Comments are closed.