La voz dormida, ¿libro o peli?

Escrito por Marhya en Cine, tv y DVD, Cultura, Literatura el 25 Febrero, 2015 / 4 Comments

Novela Vs Película

Hace ya más de seis años que os conté en el blog cuánto me gustaba y me emocionaba cada vez que releía la novela de Dulce Chacón, “La voz dormida“.  Hace unos meses al final me animé a ver la película que hicieron basándose en ella y hoy tengo ganas de hablaros de ambas.

La novela “La voz dormida” la leí por primera vez sacado el libro de la bilbioteca. Llegué a casa, era mediodía, y había traido tres libros (no recuerdo cuáles eran los otros dos); mientras cocinaba unas lentejas, cogí este libro y empecé a leer la primera página, básicamente para ver de qué iba. No lo dejé hasta leerlo entero. No se me quemaron las lentejas, pero casi, y en un par de horas me había ventilado una novela que esa misma tarde volví a comenzar.

No pasó mucho tiempo hasta que salió a la venta en formato (y precio) bolsillo, y no me pude resistir a comprar un ejemplar. Desde entonces la he releido muchas veces, y siempre, siempre, siempre, me emociono al hacerlo. Me resulta imposible no llorar leyéndola.



Hace unos años, Benito Zambrano se embarcó en dirigir una versión de esta novela ambientada en la España inmeditamente posterior a la guerra civil, protagonizada por dos actrices que me gustan mucho; Inma Cuesta y María León (aunque a ésta última por aquel entonces no la conocía apenas). El director es bueno y la película sólo cosechaba buenas críticas, pero me resistí a verla; me daba miedo ver con otros ojos una historia que tantas veces he visto sólo con los de mi imaginación. Pero hace unos meses la pasaron por televisión, sin anuncios, y al final me decidí a verla.

Para quienes aún no conozcáis “La voz dormida”, la novela, está protagonizada por dos hermanas, Pepita y Hortensia; la segunda es una guerrillera embarazada que está en la cárcel de mujeres esperando su ejecución, que sucederá una vez dé a luz. La primera es una joven asustadiza que ha sufrido y visto sufrir a su familia en la guerra y no quiere saber nada de política ni de bandos, pero por amor a su hermana, hará lo posible para que pueda cumplirse su último deseo; ver a su marido, un joven guerrillero ahora maqui en el monte. En torno a ellas se teje la historia en la que tienen una importancia vital muchos otros personajes femeninos; las presas que comparten encierro con Hortensia, un grupo de mujeres de todas las edades (desde adolescentes a abuelas) con pasados y circunstancias de vida muy diferentes, pero que por unos u otros motivos, con ideología y sin ella, han terminado siendo presas políticas en los momentos inmediatamente posteriores al final de la Guerra Civil.

Es una historia emotiva que aunque tiene momentos muy duros, también tiene otros divertidos, porque la vida a menudo es así.

En “la voz dormida”, la película, los focos se centran mucho en las hermanas y se pierden muchas enriquecedoras historias, las de las presas principalmente, que en la novela no sólo influyen en Hortensia, sino también en Pepita. Y con ello se pierde un universo muy rico y muchas miradas interesantes. Ver convertido al señor Javier (un anciano que visita en la cárcel a su nieta adolescente, casi una niña aún, y que a la sazón tiene más miga en la novela que no voy a desvelar por si alguno aún no la habéis leído y pensáis hacerlo en un futuo) en un mero figurante, me dió mucha pena. Y no es que la película esté mal, porque no lo está, pero se pierde tanto por un lado y me resultó tan cruda alguna escena por otro, que sé que no la volveré a ver aunque siga releyendo la novela de tanto en tanto.

Os dejo con el trailer de la película  y os invito a conocer la novela si aún no lo habéis hecho.

Etiquetas: , ,

Divider

4 Responses to “La voz dormida, ¿libro o peli?”

  1. Estas novelas ambientadas en la inmediata posguerra civil siempre me parecen muy conmovedoras. La peli nunca la he visto y la novela la leí hace muchos años pero ahora la releería con gusto :o)
    Gracias por recordarnos libros así!
    Besos,
    Palmira

    Marhya Reply:

    😉
    ¡Un beso, guapa!!!