Cortes económicos (y sabrosos) de la carne

Escrito por Marhya en Economía doméstica, Gastronomí­a el 5 Marzo, 2009 / 11 Comments

Hay algunos cortes de diferentes animales que sin que su calidad sea inferior a otros, si que su precio es considerablemente menor. A menudo el motivo es porque precisan cocciones más largas y muchas veces preferimos hacer un filete a la plancha que sólo nos lleva unos minutos. Pero ese mismo animal del que sale el filete que tan gustosamente pagamos y nos comemos, tiene otros cortes cuya carne contiene los mismos nutrientes y sale mucho más barata. Además de eso tenemos los llamados despojos (¡qué nombre más horrible, coño!) que se encuentran en carnicerías o casquerías a buen precio.

Algunos cortes económicos y cómo cocinarlos:

* El llamado magro de cerdo que suele proceder del cuello y la babilla del animal. Acostumbra a venderse ya cortado en dados y (dependiendo de comercios, claro) suele oscilar entre los 3 y los 4,5 euros el kilo. Suele prepararse guisado, principalmente y queda muy bien preparado “a la cerveza” (con mucha cebolla, sal, pimienta y una hoja de laurel) o guisado con verduras (champiñones, pimientos, zanahoria, etc… ) y vino blanco y acompañado de las eternas patatas fritas.

* Los filetes o chuletas de aguja de cerdo, también llamados de cabecero. Son la parte alta de los filetes o chuletas de cinta de lomo, y aunque tienen un poco más de grasa que estos últimos, también son más jugosos. Las preparaciones para las que son adecuados son exactamente las mismas en unos y otros casos pero el precio suele ser el doble en el segundo caso que en el primero. Si tu problema es la prisa, a la plancha se cocinan en tan sólo unos minutos.

* Otro corte económico del cerdo aunque en este caso bastante más graso es la panceta. A la plancha, a la barbacoa o frito, es muy sabroso. También puede adobarse e incluirlo (en dados o en una pieza) en los ingredientes de un plato de legumbres (principalmente lentejas y alubias).

* Los cuellos de cordero son, junto con la falda de cordero, la parte más económica del animal. Los cuellos son perfectos para guisarse (por ejemplo con mucha cebolla y un majado de ajos, perejil y sal o con una salsa ligerísima de tomate) y acompañarse con una porción de arroz blanco como guarnición. La falda de cordero es ideal para guisarla (una pequeña pieza aporta muchísimo sabor) con patatas o añadirla a la cazuela donde van a cocer las lentejas o alubias (mejor blancas que pintas).

* La falda de ternera está muy bien de precio y es perfecta para añadirla al cocido de garbanzos o a los ingredientes de un caldo , donde aporta todo su sabor en una cocción obligadamente prolongada. Al día siguiente se corta en lonchas no muy gruesas o en daditos y tradicionalmente se prepara con una fritada de cebolla y pimientos o con una salsa de tomate, junto a los que se cocina.

* El morcillo de ternera también se utiliza para guisos y cocidos, pero quizá como más se venda sea en forma de carne picada para preparar hamburguesas, albóndigas, para rellenar patatas, cebollas, pimientos o berenjenas y para muchas más recetas (la lista sería prácticamente interminable).

* El cuerpo de pollo suele costar, según comercios, entre 0,25 y 0,75 euros la pieza . No tiene mucha carnes pero es ideal para la elaboración de caldos de ave (con una cebolla y una zanahoria grandes y una ramita de apio verde, 3 litros de agua fría y en olla rápida en menos de 1 hora obtendremos una considerable cantidad para hacer ricas sopas o beber solo una vez desgrasado). Con la carne resultante pueden elaborarse croquetas o empanadillas, entre otras preparaciones.

* El hígado de ternera es, dentro de los denominados despojos, uno de los alimentos más interesantes y consumidos. Rico en vitaminas del grupo B y en Hierro, debe servirse recién hecho (y no recalentado) para que no se endurezca. Simplemente cocinado a la plancha con una pizca de sal o empanado en pan rallado y frito, puede acompañarse con una guarnición de coles de Bruselas rehogadas, un puré de patatas o unas zanahorias glaseadas que son guarniciones que le van muy bien y son además económicas.

* Otro de los despojos más populares y a muy buen precio son los callos de ternera o de cordero. Deben lavarse bien y cocerse antes de prepararlos. Después pueden elaborarse en salsa de tomate con tropezones (de chorizo, carne, panceta o jamón) o con una salsita picante a base de ajos y guindilla de cayena, por ejemplo.

* La oreja de cerdo bien limpia y cocida puede añadirse para enriquecer platos de legumbre o sola con un aderezo de aceite de oliva, pimentón y sal con gran éxito aunque puede elaborarse en otras muchas preparaciones.

Estos son sólo algunos de los cortes o piezas más económicas (y ni de lejos menos sabrosas) de la carne. ¿Sueles utilizarlas? ¿Qué otras piezas económicas sueles usar en la cocina y cómo las preparas?

Etiquetas:

Divider

11 Responses to “Cortes económicos (y sabrosos) de la carne”

  1. Holaaa, pues practicamente todo lo que has mencionado suelo tenerlo en el conge, excepto callos, que no los suelo hacer, porque en casa no ponen buena cara, pero el truco de las carcasas de pollo para hacer caldo lo utilizo mucho, es baratísimo y sale un buen caldo. Las carrilleras de ternera es una carne barata que si la utilizas como carne picada es muy jugosa!!
    Un besoooo!!

  2. Hola Maby , un post magnífico el que has publicado , sobre todo en estos tiempos de crisis que hay que mirar por el euro mas que nunca.

    Bien cocinadas, se puede disfrutar de un gran plato.

    Mil besines.

    Buen fin de semana.

    Bego

  3. Marhya

    Gracias, Marisa, las carrilleras de ternera no las he probado, las de cerdo si y me encantan, es verdad que son baratas pero muchas veces es dificil encontrarlas. ¡Claro, cada bicho sólo tiene dos, jejeje! Picadas ni se me ha pasado por la cabeza, fíjate, yo cuando las tienen las aso y quedan melositas, muy ricas. A ver si encuentro de ternera alguna vez por lo menos para probarlas.
    Besos.

  4. Marhya

    Gracias Ana. Como suele decirse, no están todas las que son pero si son todas las que están, jeje.
    Besos, buen fin de semana.

  5. Marhya

    Muchas gracias, Bego, esa era la intención porque quienes cocinamos a diario y llevamos la casa más o menos conocemos un poco estas cosas pero hay quien comienza a ponerse a ello y a lo mejor le viene bien conocer estas cosas que en general damos por sabidas.
    Un beso, disfruta del finde.

  6. Oye, Marhya, muy buena esta lección informativa que nos has dado. Justo hoy he ido a la carnicería, y he comprado unas cuantas cosas que tú mencionas: unas chuletas de aguja de cerdo, a 2,15 euros si te las llevabas por kilos. Otro kilo de cuello de cordero, a 4,99 euros. He comprado callos, y unas morcillas asturianas, morcillo para el cocidito de mañana sábado, y una oreja para hacer con unas judías pintas. La carnicería que yo frecuento tiene unos precios muy buenos, y una calidad muy buena.

    Sigue, sigue informándonos. Un besote.

  7. ¡Tú si que sabes, yolanda! Y las chuletas menudo precio más bueno. Yo la carne la suelo coger en un pueblo aquí cerca que suele ser carne de la zona y tampoco es nada cara.
    Besitos, disfruta del finde.

  8. Mmi madre siempre ha comprado falda de ternera, la cocía mucho tiempo con laurel, con el fuego bajito y preparaba con ese caldo una sopa con fideos finos (de cabello de ángel).

    Con la carne prepara una maravilla hecha con pimientos en tiras y tomate casero, como bien indicas. Es una delicia 😛

    Muy buena idea lo de promocionar los cortes menos conocidos y tan ricos de la carne. Bon apetit!

    Juan Navidad

    Marhya Reply:

    Gracias, Juan, me alegro de que te parezca interesante. ¡Y me apunto el plato de tu madre!!!
    Un beso.