Ensalada sencilla

Escrito por Marhya en Cocina vegetariana, Gastronomí­a el 7 mayo, 2009 / 12 Comments

Aprovechando las lechugas de hoja de roble de la huerta, he preparado una ensalada sencillísima pero muy rica en un momento. Los pepinillos, como en otras ocasiones, son también de los de casa. Por eso me he decidido a que ésta sea la receta que presente al HEMC33, que nos sugiere preparar platos con alimentos propios de la zona en la medida de lo posible, para reducir la huella ecológica que dejamos (y añado yo que para potenciar la economía de la comarca). Bien, no todos los ingredientes son de cerca, pero si los principales. Como os decía la lechuga es de la huerta y los peinillos también (del verano pasado, aquí podéis ver cómo los emboto). La remolacha no es de casa, es de un pueblo a unos 40Km, pertenece a otra provincia. ¿40km es de la zona? ¿Cuánto puede considerarse cercano o lejano en estos tiempos? No lo sé, pero a mi me parece una distancia bastante asequible. En este pueblo y alrededores se cultiva remolacha pero de la azucarera, no de la de mesa. Los aderezos son todos ellos de fuera de Castilla y León: el aceite de oliva y el vinagre son ambos procedentes de Andalucía, la sal del Mediterráneo y el pimentón de Extremadura, todos de una distancia relativa, pero que desde luego no pueden considerarse de la zona, pero que aquí no podría obtener (el vinagre tal vez de Rueda, pero no lo he visto por ahí, aunque ahora que me ha venido a la cabeza investigaré sobre ello).

 

He estado pensando sobre qué alimentos suelo utilizar que sean de la zona (pongamos de la provincia), y creo que es un porcentaje bastante interesante: toda la legumbre, la inmensa mayoría de la verdura y buena parte de las hortalizas, casi toda la carne y muchos embutidos, la harina, algunas galletas, la leche, las pipas, los huevos, la miel, el polen y las setas, que recuerde ahora. ¿Es bastante? ¿Es suficiente? No lo sé, es lo que hay.

 

Este es un primer plato ligero y muy rico, apto para vegetarianos estrictos (veganos). Quizá os parezca demasiado sencillo, es muy rico. Me gusta preparar al menos una ensalada al día ya sea al mediodía o para la cena.

 

Ingredientes:

 

1 lechuga de hoja de roble

2 remolachas cocidas

4Cd pepinillos en vinagre

2Cd aceite de oliva virgen extra

2ct vinagre de Jerez Reserva

sal

una punta de cuchillo de pimentón dulce de la Vera

 

Preparación:

 

Lavar bien la lechuga, escurrirla y cortarla con las manos: repartir en platos individuales.

 

Pelar la remolacha, cortarla en trozos irregulares de tamaño medio y colocar alrededor de la misma. Añadir unos pepinillos.

 

Poner en una tacita el resto de ingredientes y batirlos con un tenedor de postre hasta obtener una emulsión. En el momento de ir a servir la ensalada, aliñarla con esta salsa.

 

Notas dieta Weight Watchers (Dieta WW o dieta de los puntos):

 

Con esta receta salen 4 platos de 1,5 puntos cada uno.

Etiquetas:

Divider

12 Responses to “Ensalada sencilla”

  1. Que rico se ve mujer! Como se combinan los vegetales de diferentes maneras! Tengo que ir aprendiendo nuevas recetas.

    Un abrazo.

    Marhya Reply:

    Gracias, Silvia. Igual me he pasado de supersencilla, pero bueno, jajaja. Me alegro que te guste.
    Besos.

  2. Pico un pepinillo y salgo volando que no llegooooooo ¡ziummmmmmmmmm!
    Ahí va la adormidera, corriendo como el conejo blanco.
    ¿Qué va mascando?
    Un pepinillo agridulce, que desde que descubrió que los hay avinagrados y de esos otros, no para. Si fuertes le gustaban, los de los dos gustos le apasionan.
    ¿Y quién tendrá la culpa de ese cambio en sus gustos, si antes no podía ni con el pepino de huerta)
    Para mí que la vasca asentada en el centro español, tanto pepinillo arriba y abajo, y claro… picó. Y picando, picando, se hizo adicta.

    En fin, ya no se ve ni el rastro del polvo que dejó, pero por si vuelve, guarda la hoja de roble y el bote de conservas, que capaz es que querrá repetir.

    Marhya Reply:

    Frena, frena, mujeeeeeeeeeeer!!!!! Que ya es viernes. Qué bueno, pues si ahora ya te gustan los pepinillos, ya buscaremos algo nuevo que probar, jeje.
    Besitos y con calma, feliz fin de semana!!!!

  3. noah

    Yo también soy fan de la hoja de roble y también me gusta preparar, al menos, una ensalada al día.

    Me estás descubriendo un mundo: me he hecho adicta a tu blog, pero es que además visito muchos de tus blogs amigos y hoy, en concreto, me ha sorprendido el de HEMC….

    Sigo conectada….

    Besotes..

    Marhya Reply:

    ¡Muchas gracias, Noah, me hace mucha ilusión! Y es que no sólo de novelas vivimos, ¿verdad? jejeje.
    El del HEMC para mi fue un alucine cuando lo descubrí, con cada propuesta cuántas personas se movilizan/nos movilizamos, la cantidad de platos diferentes que salen con un ingrediente corriente, la imaginación y creatividad admirable de muchas personas.
    Besitos, disfruta del fin de semana.

  4. Hola Marhya,
    pues yo creo que tu alimentación es muy local, sí. Y lo de las distancias, pues efectivamente es relativo. Por ejemplo, los que empezaron con esto lo llamaron “dieta de las 100 millas” (más o menos 160 km) porque es una distancia que puedes hacer un día de ida y vuelta. Pero en las islas Canarias, si tomo 160 km y yo estoy en Tenerife, no llego ni a La Palma 🙂 Así que yo, por ejemplo, considero que todo lo de las islas vale. Pero aquí cada cual tiene que elegir.
    En todo caso, tu receta es estupenda y más que válida para el HEMC, ¿muchas gracias!
    un beso.

    Marhya Reply:

    Gracias, Ajonjoli. Tuviste una idea muy especial y para hacernos pensar mucho con este EHMC. Enhorabuena.
    un abrazo.