La ¿traducción? de “Fuera de control”

Escrito por Marhya en Cultura, Literatura el 19 mayo, 2007 / 7 Comments

Estaba pensando el otro día cuánto cobrará una traductora por su trabajo. En el caso de las novelas, supongo, se llevarán tanto por página. ¿Pero las páginas mal traducidas las cobran igual? Lo lógico sería que no se las pagasen. No hablo de los casos en que se cuele un pequeño fallito sin importancia, no, si no de esas páginas con errores demenciales que hacen un texto ilegible. Si es así, la “traductora” de “Fuera de control” (escrito por Rebecca York y editado por Valery) no ha debido cobrar ni un duro, porque rara es la página que no tiene varios fallos llamativos.

 

Claro que, la verdad, dudo que esta señora (María Teresa Villares; apuntaos el nombre para la próxima vez que vayáis a compraros una novela) exista. Y aún en el improbable caso de que realmente exista, dudo que sea traductora. Más bien será una correctora (mala, pero correctora al fin y al cabo) que se ha dedicado a intentar retocar las traducciones de Babel fish o cualquier otro de esos traductores de calidad media de internet.

 

Para muestra, un botón (o varios):

 

También le gustaban los hombres que hablaban con franqueza, cumplían con una buena relación calidad-precio y tenían agallas para hacerle frente”.

Hombres en venta.

 

“Nunca había sido muy apegado a los padres”

Doña María Teresa parece que no ha aprendido que en castellano no es igual ser que estar (frases de Cela para demostrarlo, aparte). Eso sin entrar en si estaba poco apegado a los padres en general, o más concretamente a sus padres.

 

Sus ojos eran dos hendijas” ¿En vuestro diccionario aparece la palabra hendija?

“El miedo se retorcía igual que si tuviera cuchillos en el pecho”

¿Desde cuando el miedo puede sentir?

 

“¿Te mandaste una cagada?”

Tan escatológica frase parece querer decir algo así como “¿la cagaste?” Eso, deducido con mucha imaginación.

 

“Adoro estar prendido a una mujer que tiene la misma capacidad intelectual que yo”

Dado que no están atados, la palabra correcta sería prendado.

 

“La sensación está muy concentrada en ese tubo inflable”

Adivina, adivinanza, ¿a qué objeto se refiere la frase? Si tu respuesta no es el pene puede deberse a dos motivos o bien eres muy ingenua o bien nadie definiría un pene con semejante frase.

 

Y, desgraciadamente, esto no es más que una ínfima muestra de los fallos de traducción de la novela.

 

¿Qué otras novelas conocéis que estén repletas de fallos de traducción?

 

 

Etiquetas:

Divider

7 Responses to “La ¿traducción? de “Fuera de control””

  1. babyboom

    Es una vergenza ¨que vendan libros así que dan ganas de devolverlos y que te reembolsen el dinero. Deberiamos denunciarlos a las asociaciones de consumidores.
    Gracias por el aviso, no pienso comprar ningún libro de esta editorial porque no es la primera vez que leo algo así de ella en otros blogs y foros.

  2. Marhya

    Hola de nnuevo, babyboom:
    Tienes razón, no sé hasta qué punto es denunciable, pero lo cierto es que nos venden una cosa por otra. Yo cuando compro un libro espero poder leerlo, y esto es tremendo. Me ha pasado con otras novelas, pero lo de “Fuera de control” ha sdo demasiado. A veces nos falta dar el paso de denunciarlo, quizá sirviese de algo.

  3. anonimita

    Cada vez que me encuentro con uno de estos libros que resultan ilegibles a causa de la mala traducción los devuelvo a la librería porque es un producto en malas condiciones.

  4. Eso deberíamos hacer todos, a ver si así se dejan de tonterías las editoriales. Creo que es lo que haré a partir de ahora.

  5. Sevilla

    Crei que se trataba de otro libro.Me he reido mucho con esos errores,pero si me los encontrase en un libro no me harían ninguna gracia. No se como se atreven a publicar libros de esta manera.

  6. Hola Sevilla:
    Pues ahora que ha pasado el tiempo, leo esta entrada y si, tiene gracia, pero como bien dices al leerlo en el libro no me hizo ninguna gracia. Además esta era solo una pequeñísima muestra de todos los errores, una cosa vergonzosa. En fin, espero no volver a encontrarme una “traducción” perpetrada de esta manera.
    Un saludo.