Pescados económicos y sanos (II)

Escrito por Marhya en Economía doméstica, Gastronomí­a el 21 mayo, 2009 / 11 Comments

Hace unos días (aquí) publique una entrada sobre pescados económicos y sanos. Evidentemente no estaban todos los que son, así que aquí va una nueva entrega con algunos de los que quedaron fuera entonces.

* TRUCHA:

La trucha es un pescado de agua dulce que desde hace ya muchos años encontramos  de cultivo en las pescaderías, vamos, de piscifactoría. Es económico y 100gm de su carne tan sólo aporta 90Kcal. Además aporta interesantes cantidades de vitamina A, potasio y fósforo.

Seguramente la receta más tradicional y utilizada para utilizarla es “a la navarra”: limpia de su tripa, sin la espina central y rellena con jamón serrano y frita. En mis tiempos de estudiante la rellenábamos de bacon y la llamábamos “a la navarra devaluada”. Puede prepararse con la misma técnica y diferentes rellenos: espinacas cocidas, pimientos asados, puré de patata…

Los filetes de trucha pueden prepararse al vapor con una guarnición de verduras (coliflor y brócoli el vapor en invierno, pimiento y tomate en fritada en verano), por ejemplo, o rebozados y fritos acompañados por unas patatas duquesas, unos guisantes y zanahorias cocidas o unos tomates asados. La pieza entera (simplemente eviscerada) es muy rica simplemente sazonada y asada (a la parrilla o en el horno) y son una guarnición de verduras de temporada (por ejemplo una porción de pisto en verano, unas setas salteadas en otoño, unos buñuelos de puerros en invierno y unos espárragos verdes a la plancha en primavera).

* LIBA:

La liba, que en otras latitudes se conoce como eglefino, es un pescado con muy pocas calorías (tan sólo 74Kcal por cada 100gm de producto), aporta proteínas de alto valor biológico y vitaminas del grupo B, además de los siempre necesarios fósforo y potasio.

Las libas más pequeñas suelen eviscerarse y descabezarse para prepararse casi siempre enharinadas y fritas o rebozadas (pasadas por harina y huevo batido) y fritas igualmente. Servidas con una guarnición de patatas paja y salsa de tomate casera harán las delicias de los niños, con tomates asados y galletas de queso las de los más sibaritas o con buñuelos de calabacín las de toda la familia.

Las libas más grandes acostumbran a venderse en filetes (frescos o congelados) a muy buen precio. Puedes elaborarlos enteros (al horno, al vapor, a la plancha, frito o rebozado) o utilizarlo para preparaciones tan variadas como albóndigas, croquetas o verduras rellenas. Por su sabor suave y delicado prefiere acompañamientos que no tengan un sabor excesivamente intenso y no le viene bien que se aderece con un exceso de hierbas o especias para no enmascarar su sabor.

* PESCADILLA:

Los ejemplares más pequeños de merluza a los que se conoce como pijotas o pescadillas son bastante más económicos y es un pescado blanco de sabor muy suave. Enharinadas y fritas a los niños pueden servírsele con patatas fritas y salsa de tomate casera y a los más mayores con una ensalada verde y aritos de cebolla frita.

Al horno las pescadillas se pueden cocinar sobre un lecho de patatas panaderas o de verduras variadas (cebolla, tomate, pimientos…), o simplemente sólo en papillote con ruedas de cítricos y especias o hierbas al gusto.

La carne desmenuzada de la pescadilla cocida o al vapor se emplea exactamente igual a la de la merluza y con ella pueden hacerse cantidad de platos, desde croquetas a patatas rellenas, desde huevos gratinados a lasaña y un largo etcétera. Si se sirven las piezas enteras puede acompañarse por guarniciones a base de vegetales de temporada (alcachofas cocidas y con un aliño ligero en primavera, ensalada de pimientos asados en verano, setas a la plancha en otoño o buñuelos de puerros en inverno, por ejemplo).

* POTA:

La pota es el pariente pobre del calamar, pero es sabrosísimo y está lleno de interesantes nutriente para nuestro organismo. Sus proteínas son de alto poder biológico y además es ligerísimo por lo que se recomienda en dietas de control de calorías. por si fuera poco, su alto contenido en grasas insaturadas es una más que interesante ayuda a la hora de reducir los niveles de colesterol en sangre.

La pota está muy rica troceada y a la plancha (con mucho ajo picadito y un hilo de aceite de oliva) o con arroz. Quien no tenga que controlar calorías o colesterol puede preparar rabas con ella, deliciosas para el aperitivo con una cerveza bien fría. Cortada del tamaño de tallarines y salteada con guindilla y ajitos picados puedes servirla con pasta de tinta de sepia o sobre unas espinacas frescas escaldadas y bien escurridas. También se guisa en ruedas con patatas o con guisantes, entre otras muchas preparaciones.

Etiquetas:

Divider

11 Responses to “Pescados económicos y sanos (II)”

  1. ana

    gracias por todo Maby, cada día es m´s interesante tu blog.
    Besitos

    Marhya Reply:

    Muchas gracias, Ana, qué gusto verte de nuevo por aquí.
    Un beso.

  2. Azabe

    Que interesante esta entrada, yo es que soy muy pescatera, un saludo Azabe

    Marhya Reply:

    Muchas gracias, Azabe, me alegro de que te parezca interesante.
    un saludo!!

  3. picapusa

    la liba tampoco la conozco, hija mia lo que aprende una contigo, los demás me encantan, la pota es deliciosa bien preparada, como tú dices.

    gracias por toda esa información!! besitos

    Marhya Reply:

    Pica, a lo mejor la liba es más del norte y por el mediterráneo no se comercializa. De chavalilla fuimos un par de veces de vacaciones a Torrevieja a pasar un mes cada vez y mi madre y mi abuela no sabían qué comprar en la pescadería porque no conocían las especies y tenían que preguntar cómo prepararlas y todo, me acuerdo. Aunque hoy en día ya comemos alimentos de todas partes (merluzas de Sudáfrica, etc…) tal vez haya especies que no traspasen tanto fronteras, no lo sé. Aquí en Palencia donde vivo ahora la mayor parte del pescado viene de los puertos de Cantabria. Pero también puede ser que se conozca por otro nombre, porque del País Vasco a aquí (que es donde he vivido y lo que conozco) si que hay pescados que se les conoce por diferentes nombres.
    ¡Menudoa chapa te he soltado! jajaja.
    Un beso, guapa.

  4. Qué interesante! Con lo que me gusta a mi el pescado…lo comería cada día aunque viendo todos los que nombras tendría para no repetir en un buen tiempo.
    Besos

    Marhya Reply:

    A mi también me gusta mucho el pescado, Marta, aunque casi siempre lo preparo de forma sencilla, si se presta a la plancha, a la plancha que va. ¡Y la cantidad de variedades que hay!
    En esta entrada y la anterior dedicada a esto he intentado poner especies que normalmente no pasen de los 6 euros el kilo, que son unas pocas pero cada vez menos.
    Un beso.

  5. Hola Marhya, en casa somos grandes consumidores de pota. En aros ó en cuadraditos, cualquier preparación para calamares ó sepia le vale.

    Besotes!!!

    Marhya Reply:

    Muchas gracias por el comentario, Polita. ¡Que viva la pota!jeje, nos hemos juntado todas sus fans.
    Un beso.