Caracoles

Escrito por Marhya en cocina convencional, Gastronomí­a el 14 mayo, 2011 / 20 Comments

Dicen que los caracoles comenzaron a ser consumidos por los humanos en la Edad del Bronce, hará aproximadamente 38 siglos. ¿cómo te quedas? Yo, alucinada. En verdad imaginaba que el primero que debió comer caracoles (y así lo comentaba aquí) debió pasar verdadero hambre para atreverse con bicho tan feo y baboso. Ahora, tras saber el dato, comprendo que más vale caracol en mano que bisonte volando. Personalmente reconozco que este molusco terrestre no me hace ninguna gracia, pero a mi costillo le encantan. Así que él se encarga de cogerlos (aquí no me importa colaborar), hacerles un lugar donde almacenarlos para que se purguen, lavarlos bien lavados, cocerlos y ya ahí si entro yo y los cocino. Pero no los pruebo ni para ver el punto de sal.

 

Estos los preparé hace unos días ya y con tanta cosa no había tenido tiempo aún de subirlo al blog. Aunque yo no los probé fueron todo un éxito entre los que no les hacen ascos, se oían el rechupetear (¡somos así!) y no sobró ni uno. Debe ser que de verdad estaban buenos.

 

Ingredientes:

1 y ½ Kg de caracoles cocidos
2 chorizos palentinos de guisar
150gm de jamón en daditos
250gm de panceta fresca en una loncha gruesa
300ml vino blanco
½ cebolla blanca grande
6 dientes de ajo grandes
½ ct bayas de pimienta negra
2 guindillas de cayena
3 hojas de laurel
aceite de oliva virgen extra
sal

Preparación:

Preparar un majado con un buen pellizco de sal, la pimienta, la guindilla y los ajos pelados. Reservar.

Pelar la cebolla y picarla fina. Reservar.

Pelar los chorizos y cortarlos en daditos. Cortar del mismo modo la panceta. Resrvarlos por separado.

Poner al fuego una paella grande con un buen chorretón de aceite de oliva virgen extra y la cebolla. Dejar que empiece a transparentar y entonces añadir la panceta y rehogar todo juntos unos 3-4 minutos: incorporar el majado, el chorizo y el jamón y cuando el ajo empiece a tomar color añadir los caracoles cocidos y regar todo ello con el vino blanco. Añadir las hojas de laurel y dejar cocinar todo durante unos 25 minutos, dando algún meneo de cazuela de vez en cuando para que se mezclen bien los sabores.

Probar (o dejar que lo pruebe un valiente) y rectificar de sal si es necesario. Retirar del fuego y servir.

 

Etiquetas:

Divider

20 Responses to “Caracoles”

  1. Pues a mi me pasa como a ti ye so que en la zona donde vivo son muy ppopulares y se consumen mucho. Aquí los clasifican en dos tipos: caracoles y cabrillas, éstas últimas son un poco más grandes. Aunque tampoco los pruebo el olor y la salsa con que los preparan me parecen deliciosos. Un beso

    Marhya Reply:

    Lola, tú como yo nos comeríamos la salsa sóla, jajja, pero yo es verla mezclada con ellos y ya paso, la cocino pero no lo como ni de coña.
    Besos, guapa.

  2. Eva

    Ay Marhya si los ve mi hijo le da algo, tenemos unos cuantos atrapados en la cocina con un poco de lechuga porque ahora los tiene de mascota, no le diré lo que has hecho con los tuyos sssss

    Marhya Reply:

    ¡¡Eva, no se lo enseñes!!! Ains, que no me quiero convertir en la mujer del saco o algo así, jeje. yo de pequeña también tenía unos en una caja en el balcón, jajaja.
    Un beso.

  3. Hola preciosa!
    Pues yo he probado los pequeñitos y están buenos,pero me los como con tanto asco que no los quiero!!
    Tan solo los he cocinado una vez para mi hijo mayor que es al único que le gustan en casa,de cuando en cuando se los compro ya preparados.

    Un abrazo

    Marhya Reply:

    Si, ahora que los venden preparados es una ventaja. Ahora que se quita la parte de la que disfrutamos los que no los comemos, que es cogerlos, jejeje.
    Un beso, guapa.

  4. ana

    cuando digo yo que nos parecemos mucho….
    yo los he preparado una vez en mi vida y trabajé como un cirujano con guantes y mascarilla. 😀
    mucha hambre debería pasar para comerme uno.
    besotes

    ( aunque reconozco que esa salsa si pudiera abstraerme de lo que ha ido cocido me la comería con una barra de pan y me quedaba más ancha que larga del gustito )

    Marhya Reply:

    jjajajaja, Ana, ya me lo imagino. Yo la salsa aparte también me la comería, pero cocinado junto los caracoles va a ser que no, jajaja.
    Un beso!

  5. En casa nos encantan los caracoles y me tiré meses buscando la receta que me solía preparar mi vecina cuando era niña!
    Se ven sensacionales los tuyos, la receta es algo distinta de la mía y muy rica también!!!
    Por cierto no conocerás alguna receta de caracoles con salsa de ajo? Otra receta de la vecina de mis padres que no consigo encontrar (y la vecina ya no está desde hace mucho tiempo con nosotros).
    Un beso y a empezar la semana con buen pie!
    Palmira

    Marhya Reply:

    Palmira, pues no la conozco pero voy a investigar en mis libros y preguntando y si me entero de algo te la mando por correo o te la escribo aquí y te aviso de que la he puesto.
    Un beso!!

  6. Me encantan los “cacoles” (así los llamaba miniwait de pequeña), pero en casa nadie puede con ellos tampoco, así que los tomo cuando voy por ahí, si surge la oportunidad.

    En Noja, despues de llover, la gente sale a manadas en busca de ellos y hay tortas por una buena grieta en un muro, si ven que tiene “habitantes”…

    Besotes!!!

    polita Reply:

    Ah, y desconocía el dato del purgado. En Noja, creo, los meten en una red y los lavan en el mar, hasta que deja de salir espuma.

    Marhya Reply:

    Aquí los dejan 2-3 semanas sin comer para que se purguen y luego si los lavan con agua salada hasta que no sueltan espuma.
    Un beso.

  7. Mari carmen

    Pues a mi me encantan los caracoles, cuando era peke iba con mi padre a buscarlos e incluso los he lavado (con guantes) y me encantan con salsa de tomate, choricito y bacon. Seguro que si lo probaras, sin enterarte de lo que comes te gustarían, haz la prueba mujer!! Jajaja. Un besazo!!

    Marhya Reply:

    Deja, deja, yo si son de mar si que me encantan pero terrestres te los dejo para ti,jeje. 😉
    Un beso.

  8. Yo no les haría ningún asco, me encantan y en casa hago poco, porque no son muy adictos, comen pero no muchos.

    Besitos

    Marhya Reply:

    María Pilar, es que sólo para uno con el trabajo que dan se te tienen que quitar las ganas. Hombre, ahora los venden también ya cocidos sólo para hacer el refrito o la salsa, pero no sé si sabrán igual o no.
    Un beso.

  9. Me encantan los caracoles. En mi pueblo es costumbre comerlos con “mojo” o sea alioli y simplemente cocidos.
    De pequeña iba a buscarlos con mi padre y cogía más babosas que caracoles jajaja.
    Un besito

    Marhya Reply:

    Pilar, a lo mejor ésta es la salsa de ajo por la que preguntaba Palmira, ¿es alioli sin más, o le añades alguna otra cosa?
    Gracias.
    Un beso.